Confirmado un menor riesgo de Alzheimer en la artritis reumatoide tratada con el ANTI–TNF

Un estudio presentado en el LXXIV Encuentro Anual del American College of Rheumatology ha encontrado que los pacientes con (AR) artritis reumatoide tienen un mayor riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer, y que aquellos que son tratados con terapia inhibidora del Factor de Necrosis Tumoral (TNF, del inglés Tumor Necrosis Factor) ven reducido dicho riesgo.

El depósito de proteínas amiloides de una de las complicaciones de la inflamación crónica en la (AR) artritis reumatoide, conduciendo a amiloidosis secundaria. La enfermedad de Alzheimer está asociada al depósito local de péptido β–amiloide en el cerebro, aunque los mecanismos patogénicos subyacentes no están claros. Aunque partiendo de estas premisas podría suponerse una relación entre la artritis reumatoide y la enfermedad de Alzheimer, esto aún no ha sido establecido.

Fueron excluidos los individuos con artritis psoriásica, enfermedad inflamatoria intestinal, ictus previo o enfermedad de Alzheimer previa. Cada individuo con un diagnóstico nuevo de enfermedad de Alzheimer fue emparejado con hasta 10 controles que no tenían diagnóstico previo de la enfermedad de Alzheimer, y que se mantuvieron libres de esta enfermedad durante el periodo de evaluación.

En resumen, los criterios para el emparejamiento incluyeron edad, género, duración del periodo de evaluación y tratamiento con metotrexato. Se estudió la exposición al tratamiento con 3 agentes anti–TNF (infliximab, etanercept y adalimubab) y con rituximab.

Durante el periodo de evaluación se compararon un total de 165 pacientes con enfermedad de Alzheimer con 1.383 controles sin enfermedad de Alzheimer.

Los resultados del estudio mostraron que el tratamiento con agentes anti–TNF en la artritis reumatoide se asociaba a un riesgo más bajo de incidencia de enfermedad de Alzheimer.

El riesgo de Alzheimer no se vio afectado por los tratamientos con sulfasalazina, prednisona ni rituximab.

Finalmente los resultados fueron similares tras ajustar los datos en función de comorbilidades como la hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus, enfermedad vascular periférica y enfermedad coronaria.

Los autores de este estudio han revisado datos médicos y farmacológicos de enero de 2000 a noviembre de 2007, de la base de datos de una aseguradora médica con una cohorte de 8,5 millones de adultos de los EEUU. Derivaron de ella una subcohorte de 42.193 pacientes con un diagnóstico preexistente de artritis reumatoidea, y en dicha subcohorte llevaron a cabo una investigación caso-control de la incidencia de enfermedad de Alzheimer.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion