Los reumatólogos abogan por acortar los tiempos desde el inicio de síntomas en la artritis reumatoide hasta el tratamiento

Especialistas reunidos en la jornada ‘PostACR’, organizada en la capital española por la Cátedra de Evaluación de Desenlaces en Salud de la Universidad Rey J. C., han señalado la necesidad de acortar los tiempos desde el principio de los síntomas de la artritis reumatoide hasta el momento en que empieza el tratamiento

“Nos hallamos frente al reto de prosperar el pronóstico del paciente reumático lo máximo posible. En los últimos tiempos se ha probado que el retraso diagnóstico es entre los factores más esenciales en el pronóstico y tratamiento de este género de nosologías. Lo antes posible diagnostiquemos la enfermedad, menor va a ser la evolución de exactamente la misma, ya antes vamos a poder fijar un tratamiento y más opciones de mejora va a tener el paciente”, ha comentado el médico adjunto de Reumatología del Centro de salud Universitario Marqués de Valdecilla y organizador del encuentro, V. M. Taboada.

Y es que, como han recordado, el diagnóstico precoz, la derivación temprana al reumatólogo y la implicación del paciente en la toma de resoluciones conforman 3 puntos clave en la evolución de la nosología, esenciales para establecer un tratamiento temprano y en consecuencia un mejor pronóstico.

LOS ‘CUELLOS DE BOTELLA’ RETRASAN EL DIAGNÓSTICO

“A fin de que pueda hacerse efectivo un diagnóstico precoz hay que tener en consideración una serie de factores, desde no retrasar la visita al médico en cuánto se aprecian los primeros síntomas, hasta su derivación temprana al especialista. En este punto los programas de intervención temprana cobran singular relevancia, en tanto que asisten a quitar los ‘cuellos de botella’ que retrasan el diagnóstico. Esta forma de abordar la nosología deja fijar una estrategia terapéutica temprana, siempre y en todo momento consensuada con el paciente”, ha señalado M. Taboada.

Además, a lo largo del encuentro se ha puesto de manifiesto la necesidad del abordaje multidisciplinar de las enfermedades reumáticas. Por servirnos de un ejemplo, en el caso de las espondiloartritis, los especialistas han señalado la relevancia de valorar la existencia de manifestaciones extraarticulares (uveítis, psoriasis o bien enfermedad inflamatoria intestinal), asegurando que requieren el acuerdo y coordinación de diferentes especialistas en el momento de establecer la estrategia terapéutica y el control del paciente.

Este género de nosologías fuerzan al especialista a una actualización permanente, siendo el intercambio de información y la actualización de contenidos entre ellos un aspecto esencial en el momento de prosperar el abordaje de los pacientes.